Villarriba y Villabajo

Parece mentira la hipocresía y las dobles varas de medir que se están utilizando últimamente en esta España mía, esta España nuestra, como diría la canción.

Si empezamos a analizar las ultima noticias (sin entrar en casos de corrupción, claro, un cerebro normal no puede procesar tanta mierda que sale prácticamente a cada minuto) empezando por lo de pedir un año de cárcel para una concejal de Madrid por protestar semidesnuda en una capilla, parece más bien una broma. Este hecho podría catalogarse, como mucho, de irrespetuoso hacia unas creencias religiosas pero, ¿como para pedir prisión por el? ¿Quien pidió prisión para el obispo de Alcalá por su ataque homófono hacia los gais en sus homilías?, como veis hipocresía pura y dura.

En cuanto a las dobles varas de medir, sobre todo en justicia, ejemplos hay para aburrir. No es lo mismo ser un político poderoso o apellidarse Botín, Pantoja o Díaz Ferrán, entre otros, que ser un perroflauta o llamarse Perico de los palotes, el ministerio de hacienda y de justicia siempre miraran diferentes a los unos y a los otros. Nada nuevo bajo el sol.

Dicen las malas lenguas que si llegaran a gobernar en este país los de Podemos nos acabaríamos pareciendo a Venezuela….. sinceramente no lo sé. Lo que si sé, es que no hace falta que vengan para parecernos.

 

De lo que veas, la mitad creas …

Imagínate de lo que oigas …

Andan estos días las aguas revueltas por muchísimas causas. La mayoría las conocemos ya y parece que empiezan a ser “cotidianas”. Los casos de corrupción, las idas y venidas de los aspirantes a la Moncloa (esto ya como poco se puede calificar de patético y aburrido. Y ahí me quedo), el problema del “Sahara Mediterráneo” con los refugiados que empiezan a parecerse a los leprosos de la época romana y un largo etcétera que ya conocéis bien.

Pero un caso que puede ser algo singular es la puesta en escena (nunca mejor dicho) del problema de los famosos ya “titiriteros” y sus “gracias”. Como he indicado al principio, no tengo datos, ni he visto la obra ya que todo se resume a las noticias que como siempre nos quieran dar los informativos amañados de este país tanto por la izquierda como por la derecha. Unos dicen que hay que respetar la libertad de expresión. Otros que han echo apología del terrorismo.  Como reitero, desconozco en verdad lo sucedido no podré ser objetivo en mis críticas o en mis deducciones, pero una cosa si que tengo muy clarita: ¡Con las cosas de comer no se juega!.

Yo no sé si los niños ya eran mocitos o todavía llevaban pañales en sus traseros como para darse cuenta de según qué cosas. ¿Una violación?, ¿Un ahorcamiento de un juez?, ¿Un cartel que hacía referencia a bandas terroristas?. ¡Hombre, como poco y ya que nos rasgamos las vestiduras con la caja tonta (me refiero a la tele) en cuanto a respeto de horarios infantiles se refiere, no creo que por muy caricaturizadas estuvieran estas cosas, se deban poner expresamente delante de las narices de la gente menuda que acudió al espectáculo!.

No soy jurista ni quiero serlo. No soy el más indicado para decir si se ha cometido delito o no ateniéndonos a las normas legales que sustentan este hipotético estado de derecho nuestro, pero, particularmente, ciertas cosas, como poco, se deben catalogar con los ya desaparecidos dos rombos de mi infancia y por tanto, acudir a éstos eventos, debe ser con conocimiento de causa.

Por último, no creo que la prisión (y presión) a los que se ha sometido a estos ¿artistas? sea la forma mas adecuada de actuar. Pero hombre, un tirón de orejas yo si les había dado, con agarre de pelos incluido, que conste.

Por San Blas….

Dice el refrán que: “por San Blas, la cigüeña verás…. y, si no la vieres, año de nieves”. Así que, sino ha aparecido todavía no tardáramos mucho en volver a verla sobrevolando los cielos de nuestro pueblo o en lo alto de la torre de la iglesia donde tiene el nido.

Tengo que reconocer que once años atrás (que es el tiempo que lleva nuestra cigüeña por aquí), sentía una cierta envidia cuando visitaba o pasaba por algún pueblo y veía las cigüeñas en sus nidos en lo alto de los  campanarios, mientras que en el nuestro no se decidían a construirlo de nuevo desde que, tras unas reformas en el tejado de la torre, se tuvo que tirar . Aunque no recuerdo el año que esto pasó (la reforma), sí recuerdo perfectamente ver los resto del nido esparcidos por el suelo, justo en la cara de la torre donde esta la campana gorda.

Y, como siempre fue, y es, considerado un pájaro de buen augurio aparte de ese “vinculo” que tiene con la maternidad (recordemos que todos los recién nacidos los trae este ave), sea por tanto, bienvenida de nuevo la cigüeña al campanario del pueblo otro año más, y  que siga así por muchos.

 

 

 

 

 

El que no lo da del bazo no la da del espinazo …

A pocos días de dar por terminada la crisis del ébola ya tenemos un nuevo actor en escena. Un tal zika. ¡Agárrate las patas! que se diría en el argot callejero. Claro, se dió por erradicada la enfermedad aquí, donde lo vemos todo desde la barrera. Otra cosa es por allí, por donde suenan truenos pero no queremos arrimarnos a la tormenta.

No tengo información acerca de este nuevo “individuo”, pero parece ser que la cosa no es para tomársela a broma. Tengo entendido que las mujeres infectadas por él en edad de procrear, posiblemente puedan acarrear muchos y serios problemas al feto y futuro ser humano.

Si está claro, no somos de plástico y nuestro origen orgánico está expuesto a las “inclemencias” de la vida y de todos los individuos que quieren abrirse paso en este mundo de seres vivientes.  Siempre, siempre habrá alguna razón por la que nos pongamos enfermos. Posiblemente si fuéramos inmortales llegaría hasta nosotros el hastío de vivir, al igual que Duncan Macleod, en la película “Los Inmortales”.

De todas formas, yo, y creo que todos vosotros, mis queridos lectores, estaréis de acuerdo conmigo, que al igual que decían “Los Ilegales” en una de sus muchas famosas canciones… “el mundo es basura pero me gusta estar vivo“. ¡Que así sea!

Entre recuerdos y tradición

Mañana es 20 de enero y según el santoral San Sebastián, día de fiesta en mi pueblo!!!.

Mañana, aparte de procesión y misa en honor a este santo, es también día de Maricos. No sé si saldrá alguno a hacer de las suyas por las calles, que no es otra cosa que meter miedo y “pelusos” en el cuerpo a todo aquel que ose cruzarse en su camino, o por el contrario, será esta otra tradición que pasara al olvido de la historia como ya ocurrió con La vaquilla, de la cual, aunque ya se comento, no vendría mal volverla a recordarla de nuevo otra vez.

Recuerdo que en las noches previas a este día (20 de enero), no paraban de sonar los cenceros, carracas y “bozainos” por las calles, recitando los muchachos el estribillo que se solía cantar por las esquinas, y que decía así: “A la puerta tía Mamerta hay una borrica muerta, el que quiera hacer morcillas que lleve sal y pimienta” y a correr todos a una hasta otra parte del pueblo haciendo sonar una “cencerrá” que cortaba el silencio y la tranquilidad de la noche.

La verdad es que uno añora estas cosas de antes, entre otras cosas por que las encontraba muy divertidas y quieras que no me viene a la cabeza una cierta melancolía al recordarlas. No sé, pero, tal vez habría que fomentar de alguna manera que estos canticos y tradiciones, como es la “cencerrá”, no se perdiera en el tiempo como parece estar sucediendo, al fin y al cabo todo esto forma parte de la historia de nuestro pueblo. A ver si se consigue.

 

 

 

 

 

 

 

 

Buenos tiempos para la lírica …

Así es amigos. Ayer vimos un congreso de los diputados nuevo. Gente con rastas. Gente con bebés. Gentes que a ese mismo bebé le decían … “cuchi cuchi” (igual que Betty a su amado Pedro Mármol). El presidente del gobierno en funciones “escandalizado” al ver por allí a sus antípodas del 15-M.

¿Y yo me pregunto? , ¿Qué hay de malo en ello?. ¿No es el congreso de los diputados la expresión de la voluntad nacional a través de las urnas?. Pues nada mejor que la visión de ayer para dar una mayor realidad a la función del hemiciclo. ¡Hay si levantara Fraga la cabeza!. Ese “señor” que se encandalizaba y criticaba a la clase obrera porque también usaban zapatos.

Señores y señoras diputados y diputadas, miembros y miembras, hagánse a la idea de que los tiempos cambian y ya sabemos lo que dan de sí los trajes y corbatas. Dejemos ver qué se puede hacer con unos vaqueros agujereados, piercing en las narices y orejas y pelos en rasta. ¡Démosles una oportunidad, coño!.

No es el tiempo. ¡Es la obsesión por medirlo!

¿Qué es el tiempo?. Bueno, malo, regular, con chubascos o sin ellos. Largo, corto, interminable, aburrido.

No es nada de eso. Tampoco quiero hacer referencia a Einstein. Nuestro problema, nuestra espada de Damocles en este sentido, es nuestra jodida obsesión por medirlo. Si os fijáis y ahora sí, dando la razón al gran físico mencionado, es todo relativo. Un segundo, un minuto, una hora, ¡un año!. Todos estos conceptos son inventados por el hombre.  Y ahora viene la pregunta del millón… ¿Como se las apañaba la gente cuando no había despertadores?

Yo tengo una respuesta a esa pregunta. Entonces, aunque ya se había inventado todo lo relativo al tiempo, la gente no lo tenía tan en cuenta como ahora. Tampoco nuestra vida giraba en torno a ello. En estos momentos, a estas alturas de la vida, del milenio, de la deriva de la Vía Láctea hacia el punto ese en el que chocaremos con Andrómeda u otra galaxia parecida, no podemos vivir sin hacer referencia al tiempo. Perdón, mejor dicho, a alguno de sus parámetros de medición.

¿Qué cómo se despertaba la gente?. La gente entonces, o no dormía, o le importaba un pepino la hora en que ponían su pié (ya sea izquierdo o derecho) en el suelo una vez finalizado el merecido y a su vez el necesario descanso que nuestro cuerpo necesita para poder viajar a través … ¡del tiempo!.

Una de cabalgatas!!

Que país este, si no encontramos algo por lo que polemizar lo buscamos como sea. Ni el día de reyes se da tregua para sacudir a diestro y siniestro a quien se ponga por delante. Hoy parece que la han tomado con los trajes que llevaban los Reyes Magos en su cabalgata por las calles de Madrid.

Esta polémica va encabezada por una ex diputada del PP, al ver como su hija de 6 años perdía la ilusión de esta tradición al observar la semejante vestimenta con la que aparecieron los Reyes este año en dicha cabalgata. En defensa de esta ex diputada tengo que decir, que si, que tiene razón, los trajes que portaban más bien parecían cortinas de baño, por lo tanto muy diferentes a los tradicionales de toda la vida de dios, pero vamos, de ahí a indignarse como se ha indignado y crear tal polémica como ha creado, me parece pelín exagerado.  La cosa es que, esta buena señora se la ha jurado a la alcaldesa de Madrid (a la que hace responsable) diciéndola que no se lo va a perdonar jamás el haber quitado esta ilusión a su hija por este motivo. En fin, como decía Rafael ” El Gayo” “hay gente pa to”,

Solo me queda la esperanza de que el resto niños pequeños no se hagan tantas preguntas, en esa noche mágica, como la hija de esta señora, y los cree también una perdida de ilusión, de lo contrario los padres tendríamos un problema al tener que responder en cada reportaje de telediario por las vestimentas de cada Rey que por ahí aparecen, y, también por que no, de sus múltiples formas de llegar a cada sitio, que esa es otra.

Sensatez por favor, un poco de sensatez señora!!, a no ser que se este pretendiendo otra cosa con la tontería.

 

 

 

 

 

 

 

Pues deja la navidad y coge las matanzas …

… Al hilo del anterior post sobre las “no navidades” de hoy, hay otro evento característico de esta época del año  (mejor dicho, había) que es la tradicional. La matanza.

Un día de fiesta. Sí, aunque me tachen los animalistas o verdes o defensores de no se qué, de salvaje, retrógrado y otras lindezas, me da igual. Era uno de los pocos días que se llenaba la panza. Se invitaba a vecinos y familiares, y se compartían las añoradísimas “sopas de salmorejo”. Ya no hay nada de eso. Ya no se comparte nada con nadie, ni siquiera unas sopas o unas migas. Nos pones un móvil a cada uno y compartimos todo en facebook, twitter y demás. ¿Es esta la era de las comunicaciones?. Permitid que lo dude. Cada vez nos aislamos más.

En fin, al hilo de la matanza, hoy ya no queremos que nuestros hijos presencien esa salvajada. ¡Qué horror!. ¡Unos desalmados haciendo sufrir a un pobre cerdo!. ¡Me crearía un trauma de por vida!, dicen algun@s.

Quizá tengan razón. Quizá la educación que hemos recibido algunos sea de todo menos eso, educación. Hay que ser “racionales” y vamos, ¡por Dios, que en pleno siglo XXI se comentan todavía esas atrocidades!. ¡Cuánto daño nos han hecho nuestros padres al educarnos en la pura realidad de la vida!.

Seguid, seguid así en vuestra realidad virtual.

Y en estos días tan señalados…..

La verdad es que escuchando a ciertos obispos uno se pregunta en que año estamos viviendo, si realmente dentro de unos días estaremos a punto de entrar en el 2016 o será el 1016 el que llegue, es decir, en plena edad media. Parece que en el cerebro de algunos dirigentes eclesiásticos es más bien este ultimo año en el que aparentan estar viviendo, de ahí su pensamiento tan retrogrado en tantos asuntos que uno se empieza ya a perder en ellos. El ultimo de estos es su critica hacia la ciencia (por la que tienen una especial fijación) por lograr que las parejas que no puedan tener hijos consigan ese deseo.

Por el contrario, yo que no soy muy amigo de religiones (de ningún tipo, que quede esto claro) tengo que reconocer que no todos (dentro de la iglesia católica) tienen esta manera de pensar tan reaccionaria como parece tener muchos de los dirigentes del clero, cuyas polémicas, en mi criterio, hacen que la gente abandone o se desmarque de estos pensamientos cristianos. De entre estos que intentan estar a la altura de las circunstancias y no quedarse anclado en esa edad media de la que hablé antes, esta el Papa, este hombre me cae bien, ya ves tu!! parece tener los pies sobre la tierra. Y como no, a todos esos religiosos que su principal objetivo es el ayudar a las personas sean cuales sean y vengan de donde vengan, mientras algún obispo que otro hace reformas millonarias en su ático de 360 metros cuadrados para vivir como dios, sin pagar el IBI por supuesto.

Por tanto, que no intenten poner trabas y zancadillas a la ciencia, sobre todo en lo que pueda esta ayudar a que una pareja pueda tener hijos, quería yo recordarles que a la virgen María, a la que adoran, fue concebida y tuvo un hijo por medio del espíritu santo, no digo más!!

FELIZ NAVIDAD OTRA VEZ A TODOS!!!